QUE ES EL TENDÓN DE AQUILES Y CÓMO PREVENIR LESIONES

El tendón de Aquiles es uno de los componentes más importantes de la anatomía humana, pero muchas veces pasa desapercibido hasta que se lesiona. Este tendón es el más grande y fuerte del cuerpo, conectando los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón, permitiéndonos realizar movimientos como caminar, correr y saltar. A pesar de su resistencia, el tendón de Aquiles es susceptible a lesiones, y su recuperación puede ser un proceso largo y doloroso. A continuación, exploraremos qué es el tendón de Aquiles y cómo podemos prevenir que se lesione.

El tendón de Aquiles está compuesto principalmente por tejido conectivo fibroso y colágeno, lo que le proporciona su resistencia característica. Sin embargo, debido a la tensión constante a la que se somete durante la actividad física, puede sufrir daños con facilidad. Las lesiones en este tendón pueden variar desde una inflamación leve, conocida como tendinitis, hasta desgarros parciales o completos. Estas lesiones alteran la función notablemente con incapacidad para los desplazamientos.

Para prevenir lesiones en el tendón de Aquiles, es importante tomar medidas de cuidado y precaución. Aquí hay algunos consejos útiles:

  1. Ejercicios de fortalecimiento: Incorpora ejercicios específicos para fortalecer la musculatura de la pantorrilla. Esto ayudará a reducir la tensión en el tendón de Aquiles durante la actividad física.
  2. Estiramiento regular: Realiza ejercicios de estiramiento antes y después del ejercicio para mantener el tendón de Aquiles flexible. Estiramientos adecuados pueden reducir el riesgo de lesiones.
  3. Calzado adecuado: Utiliza calzado deportivo apropiado para tu actividad física. Un calzado inadecuado puede aumentar la tensión en el tendón de Aquiles.
  4. Control de la intensidad: Evita el exceso de ejercicio o cambios bruscos en la intensidad de tus actividades deportivas. Aumenta gradualmente la intensidad para darle tiempo a tu cuerpo de adaptarse.
  5. Descanso y recuperación: No ignores las señales de fatiga o dolor. Descansa y permite que tu cuerpo se recupere después de esfuerzos intensos.
  6. Mantenimiento de un peso saludable: El exceso de peso puede aumentar la presión en el tendón de Aquiles. Mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir lesiones.
  7. Consulta a un profesional Médico: Si experimentas dolor persistente en el tendón de Aquiles, esto es una alarma y puede progresar a una lesión mayor como la ruptura total del tendón.
  8. Sigue el plan de tratamiento estricto hasta lograr su recuperación, la ausencia de dolor durante el tratamiento, no significa que ya se haya reparado.

El tendón de Aquiles es una estructura esencial para nuestra movilidad diaria, y su cuidado adecuado es fundamental para prevenir lesiones dolorosas. Siguiendo estos consejos de prevención y prestando atención a las señales de tu cuerpo, puedes reducir significativamente el riesgo de lesiones y mantener una vida activa y saludable.

Dr. Ricardo Solis Aceves
D&M Clinic “Regresa Más Fuerte”

Nuestra misión es ayudarte
Citas: 555208-4574 / 555208-5830 / 555533-1556
dmclinic.citas@gmail.com
D&M Clinic: Río Niagara No.1 Col. Cuauhtémoc, C.P. 06500, CDMX