ARTROFIBROSIS Y FISIOTERAPIA

La artrofibrosis es una condición dolorosa y limitante que afecta las articulaciones, caracterizada por una excesiva formación de tejido cicatricial dentro de la articulación. Esto puede ocurrir como resultado de lesiones traumáticas, cirugía previa, inflamación crónica o inmovilización prolongada. En la fisioterapia, la resolución de la artrofibrosis es un objetivo crucial para restaurar la función y mejorar la calidad de vida del paciente.

El primer paso en el tratamiento de la artrofibrosis es realizar una evaluación exhaustiva junto con el Médico Ortopedista o Médico del Deporte para determinar la causa subyacente y evaluar el alcance del problema. Esto puede incluir pruebas de movilidad articular, evaluación de fuerza muscular, análisis de la marcha y evaluación de la postura, también se puede apoyar con la utilización de estudios como radiografías, resonancias magnéticas o ecografías para obtener una mejor comprensión de la condición articular.

El tratamiento conservador es el primer enfoque para abordar la artrofibrosis. Esto puede incluir terapia manual para mejorar la movilidad articular, técnicas de estiramiento para reducir la rigidez, ejercicios de fortalecimiento para mejorar la estabilidad y la función muscular, así como modalidades físicas como calor, frío o electroterapia para reducir el dolor y la inflamación.

La terapia de movimiento es fundamental en el tratamiento de la artrofibrosis. Los fisioterapeutas trabajan en colaboración con los pacientes para desarrollar programas de ejercicio personalizados que incluyan movimientos específicos diseñados para restaurar la amplitud de movimiento, mejorar la fuerza muscular y promover la estabilidad articular. Estos programas se adaptan según las necesidades individuales de cada paciente y pueden incluir ejercicios en el agua, entrenamiento de equilibrio y actividades funcionales específicas.

En casos severos de artrofibrosis donde el tratamiento conservador no es efectivo, la intervención quirúrgica puede ser necesaria. Esto puede implicar la liberación quirúrgica del tejido cicatricial, la reparación de estructuras dañadas o la realización de una artroscopia para limpiar la articulación. Después de la cirugía, la fisioterapia desempeña un papel crucial en el proceso de rehabilitación para optimizar los resultados y prevenir la recurrencia de la artrofibrosis.

La educación del paciente es fundamental en el tratamiento y la prevención de la artrofibrosis. Los fisioterapeutas proporcionan información sobre la importancia de seguir el programa de tratamiento recomendado, así como consejos sobre técnicas de autocuidado, modificaciones de actividad y prevención de lesiones para evitar la recurrencia de la condición en el futuro.

El manejo en general de la Artrofibrosis debe tener un enfoque multidisciplinario y un compromiso activo por parte del paciente, es posible lograr mejoras significativas en la función articular y la calidad de vida.

FISIOTERAPIA Y REHABILITACIÓN – D&M CLINIC
D&M Clinic “Regresa Más Fuerte”
Nuestra misión es ayudarte
Citas: 555208-4574 / 555208-5830 / 555533-1556
dmclinic.citas@gmail.com
D&M Clinic: Río Niagara No.1 Col. Cuauhtémoc, C.P. 06500, CDMX